Hokusai

Para un amor que no ha nacido

El silencio es la más clara palabra
En la rareza de esta hora extrema
Cuando el deseo es la guía
Y lejos está el ojo que sobre él no reposa
En esta pelea para contener las venas

El silencio es la sencillez de la verdad
Refleja en su letargo la respuesta ya sabida
Y dice que la vida sólo puede ser vivida
Dondequiera que esté el pensamiento
Que lo cambia a cada movimiento
Y lo que fue llegada, pronto se volvió partida

Manos, pelos y la risa
Son encantos del desconocido
Y tal vez lo sean por no haber vivido
Quizá se basten en haberlo querido
Sutil y fluido como la leve brisa

El espacio del recuerdo del momento
Contiene la fuerza del puro sentimiento
Que no se muere lo que no ha nacido

Marina Tavares


Anúncios